Sopa de ajo

27/10/2015

La receta que te proponemos consiste en un plato que acompaña al clima que estamos teniendo en estos días. Y es que, con la llegada del frío y las lluvias, no hay nada mejor para combatir esta combinación que una buena sopa al más puro estilo gourmet.

Para prepararla vamos a necesitar:
– 10 dientes de ajos medianos
– Pan duro.
– 100 gramos de jamón serrano.
– Aceite de oliva
– Cuatro huevos
– Un litro aproximadamente de caldo de pollo.
– Sal y pimienta al gusto.

Ponte el delantal y sigue estos pasos:

- Pela y corta los ajos, y haz lo mismo en tiras finas con el pan duro, y el jamón serrano córtalo en tiras finas.

- En una sartén coloca el aceite y procede a añadir los ajos a sofreírlos, evita que estos se quemen y solo deja que se comiencen a acaramelar sácalos y resérvalos para más adelante.

- Cuando hayas retirado los ajos del sartén añade el pan que cortaste, remueve hasta que se tueste bien cada trozo cortado, a otra cacerola añade el caldo de pollo, los ajos, el jamón serrano, una pizca de sal y pimienta y deja todo cocinar durante 20 minutos.

- Cuando la sopa rompa en hervor, añádele los huevos hasta que estos hayan logrado cuajar los huevos es que la sopa ya se encuentra lista para ser servida y disfrutada.

- Esta receta de sopa de ajo suele ser una entrada perfecta para cualquier plato fuerte que vayas a preparar si en lo que estás pensando es en una cena que conlleve entrada y platillo fuerte.

- El jamón serrano utilizado y el pan añadirán a nuestra sopa de ajo un toque diferente y un poco más gourmet a la receta y de esta manera muchos van a comenzar a dejar de estigmatizar el ajo y el sabor que les proporciona a las comidas.

Apuesto lo que sea a que se te ha hecho la boca agua mientras que leías esta receta.

Plagas de los ajos

Las principales plagas que acechan a los ajos son las siguientes:

Araña roja (Tetranychus telarius, T.Urticae, T.Turkestani y T.Ludeni):

Descripción

Son unas arañitas (acaros) de color rojo que apenas se ven a simple vista, se desarrollan en el envés de las hojas, causando decoloraciones, punteaduras o manchas amarillentas que pueden apreciarse en el haz como primeros síntomas. Con mayores poblaciones se produce desecación e incluso defoliación. Los mas graves se producen en los primeros estados fenológicos. Las temperaturas elevadas y la escasa humedad favorecen el desarrollo de la plaga.

Tratamiento biológico

Azufre, azadiractin, aceite de verano. Eliminación de malas hierbas y restos de cultivos. Evitar los excesos de nitrógeno.

Tratamiento químico

Amitraz, Bifentrin, Dicofol, Dinobutón, Tetradifón.

Gusanos del suelo

Descripción

Larvas de diversas especies, que colonizan el suelo, y se alimentan de raíces y perforan los bulbos.

Tratamiento biológico

Labrar el suelo para permitir que el sol lastime a los gusanos. Azadiractin.

Tratamiento químico

Clorpirifos 5%.

Mildiu:

Descripción

Hongo muy peligroso, produce manchas en las hojas, tallos, y frutos (en el caso de las plantas cultivadas para la obtención de frutos, como tomates, pimientos, etc). Dichas manchas son de color pardo oscuro (necróticas) de forma irregular, pero por lo general redondeadas. Aparecen en el envés de las hojas. Si las condiciones ambientales (humedad, temperatura) le son favorables, tienen un desarrollo vertiginoso, acabando muchas veces con la planta.

Tratamiento biológico

Bicarbonato sódico, caldo bordelés, jabón de potasa, cobre.

Tratamiento químico

Oxicloruro de cobre, Folpet, Zineb, Mancozeb, Captan, Metil-tiofanato, Propineb.

Mosca de la cebolla (Phorbia, Hylemia antigua):

Descripción

Larvas de color gris amarillento, con 5 lineas oscuras sobre el tórax, alas amarillentas, patas y antenas negras.

Inverna en el suelo (en estado pupario). La primera generación aparece a finales de marzo o principios de abril y ataca a las flores y órganos verdes dando como resultado que el ápice de las hojas palidece y después muere. El ataque de las larvas lleva consigo la putrefacción de las partes afectadas de los bulbos, ya que facilita la penetración de patógenos, dañando el bulbo de manera irreversible.

Tratamiento biológico

Jabon potasico, Azadiractin.

Tratamiento químico

Productos a utilizar: Clorpirifos 5%, Dimetoato 40%, Lebaycid 50 %, Foxim 10%, Diazinon 60%. Repetir los tratamientos cada 8-10 días.

Roya (Puccinia-api, porri, alli etc.): 

Descripción

Consiste en una enfermedad que origina manchas pardo-rojizas que después toman una coloración violácea. Las hojas se secan prematuramente como consecuencia del ataque.

Tratamiento biológico

Jabón potásico, caldo bordelés.

Tratamiento químico

Ziram, maneb, Triadimefon, Propineb, Mancozeb, Metil-tiofanato.

Trips (Frankliniella occidentalis, trips spp.):

Descripción

Son pequeños insectos de 1-2 mm. como tijeretas en miniatura visibles a simple vista, aunque podemos ayudarnos para verlos de un papel blanco, donde golpeamos la planta infestada.

Los adultos colonizan los cultivos realizando las puestas dentro de los tejidos vegetales en hojas, frutos y, preferentemente, en flores (son florícolas), donde se localizan los mayores niveles de población de adultos y larvas nacidas de las puestas.

Los daños directos se producen por la alimentación de larvas y adultos, sobre todo en el envés de las hojas, dejando un aspecto plateado en los órganos afectados que luego se necrosan. Estos síntomas pueden apreciarse cuando afectan a frutos (sobre todo en pimientos) y cuando son muy extensos en hojas.

Tratamiento biológico

Trampas cromáticas azules, colocación de mallas en los invernaderos, limpieza de malas hierbas y restos de cultivos. Enemigos naturales: Amblyseius barkeri, Aeolothrips sp., OriusSp. Jabón potásico, Azadiractin, aceite de parafina, estracto de ajenjo.

Tratamiento químico

Cipermetrinas, Clorpirifos-metil, Fenitrotión, Deltametrin, Metiocarb.

Beneficios para la salud de los ajos

Si se revisa el análisis bromatológico de los ajos, es sorprendente su elevado aporte energético, gracias a su riqueza en proteínas e hidratos de carbono, en comparación con el resto de verduras y hortalizas.

No obstante, la cantidad que se consume de ajos en cada plato no es equivalente a la de otras verduras. Por ello, el aporte nutritivo y energético de esta hortaliza es irrelevante. Todo esto a pesar de su riqueza mineral (potasio, fósforo, magnesio, zinc y yodo) y vitamínica, en la que destaca el contenido de vitaminas del grupo B, como la B1, B3, B6 y con cantidades discretas de vitamina C y E.

Además de esto, el ajo elimina bacterias de nuestro organismo al ser un antibiótico natural. Por otro lado, es muy beneficioso para la trata natural de la presión arterial alta, el reumatismo, las diarreas, el cólico estomacal provocado por parásitos; asimismo tiene la capacidad de reducir el agotamiento físico y las enfermedades nerviosas.

Y, si a todo esto le sumamos que ayuda a tener una buena digestión, ayuda a la circulación y a otros órganos vitales como son el hígado y la vesícula, ¿Qué motivo más quieres que te ofrezca para que los empieces a plantar en tu huerto personal?

Los consejos del abuelo para los ajos

A la hora de realizar la plantación, el abuelo aconseja, plantar los bulbos del ajo o también llamados “dientes” directamente en la tierra. Se deben introducir en hotos de 2,5 – 5 cm de profundidad. Hay que poner los dientes con el borde puntudo mirando hacia el cielo.

En un huerto plantamos cada diente con una separación de 15 cm y si vamos a tener varias filas, cada fila debe estar separada por 30 cm. Si queremos plantar ajo en macetero se recomienda que el macetero tenga por lo menos una profundidad de 25 cm. Y un volumen de 3 l. por cada ajo. Por ejemplo si queremos plantar 2 ajos necesitamos un recipiente de 6l.

Se planta el ajo en la primavera para recolectar en otoño. Podemos plantar ajo también en otoño, esto nos permitirá tener ajo todo el año, pero para esto dependemos de una variedad que pueda resistir el frío o que vivamos en un lugar donde el invierno no sea muy fuerte.

Respecto a la recolección, el abuelo recomienda arrancar las hojas de la planta cuando se hayan marchitado. Se dejan secar al sol durante unos días, para luego trenzarlos. La trenza se cuelga en un lugar seco y aireado, esto ayudará a la preservación de los ajos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.  [ Aceptar ]