Lechuga Crujiente

Gama:

Disponibilidad: En Stock

Planta anual, que en su inicio el tallo tiene forma de disco, del que surgen las hojas formando rosetas que posteriormente se acogollan. La romana es más voluminosa pero su acogollamiento es menor con respecto a la lechuga Baby.

Es una lechuga de cabeza que también es baja en valor nutritivo y sabor. La lechuga de hoja y la romana proporcionan sabor crujiente y son excelentes selecciones para ensaladas y emparedados.

Para su óptimo valor nutritivo, la lechuga se debe comer cuando esté fresca y con su sabor crujiente. El valor nutritivo de la lechuga es diferente dependiendo de su variedad. La lechuga en general provee una pequeña cantidad fibra, algunos carbohidratos, un poco de proteína, y una mínima cantidad de grasa. Sus nutrientes más importantes son la vitamina A y el potasio.

2,19 €

En verano en tan solo 20 días están listas para su consumo. Muchos hortelanos no suelen arrancarlas del todo, a no se que sean muchos en la mesa y la necesidad lo requiera. Sino van sacando las hojas que se precisen y de esta manera se consume más viva y fresca. Las hojas un poco marchitas se recobrarán sumergiéndolas en agua fría con hielo por algunos minutos

La lechuga puede llegar a ser amarga durante el tiempo caliente y cuando los tallos florecientes empiecen a formarse. Lave y almacene las hojas en el refrigerador durante uno o dos días, bastante de sabor amargo desaparecerá. Evite almacenar lechuga junto a manzanas, peras o plátanos. Estas frutas despiden gas etileno, un agente natural de maduración, que hará desarrollar manchas marrones y pudriciones en la lechuga rápidamente.

Productos Relacionados