Usos culinarios de los tubérculos

Los tubérculos tiene propiedades alimentarias, ya que posee muchos nutrientes y vitaminas. El abuelo te recomienda:

Los nabos se consumen cocidos, ya que «suaviza» muchos guisos. Sus hojas (que reciben el nombre de «nabiza») sustituyen a los grelos en el «caldo gallego». En sentido estricto, los grelos son las hojas de dos variedades que se aprovechan principalmente para esta finalidad, Blanco de Lugo y Temprano de Santiago.

Lavar las remolachas cuidadosamente sin romper la cáscara. Roturas y cortadas permiten que el color y el valor nutritivo se escapen. Después de cocinarlas, la cáscara (piel) de la remolacha puede quitarse fácilmente frotándola.

Además, el abuelo nos enseña cómo hacer una crema de remolacha fría, receta fácil para sorprender a todos en casa:

1- Sofreímos las cebollas y el ajo con el aceite de oliva y una pizca de sal durante 10-12 minutos.
2- Añadimos las zanahorias y el pimentón, 2 tazas de agua y el orégano. Tapamos y cocemos durante 20 minutos.
3- Añadimos la remolacha y la hacemos puré. Agregamos el vinagre y el jugo de manzana y por último, dejamos enfriar y servimos con las guarniciones.

¡Buenísimo!

Beneficios para la salud de los tubérculos

Los tubérculos aportan propiedades y beneficios nutricionales ideales, al ser ricos en hidratos de carbono, vitaminas del grupo B y minerales.

Las hojas (cuello) de la remolacha son una fuente excelente de vitamina A y las raíces (remolachas) son una fuente de vitamina C. Además, la remolacha es apropiada en la dieta de la embarazada gracias a su contenido en folatos. Ésta es una vitamina importante a la hora de asegurar el correcto desarrollo del tubo neural del feto, sobre todo en las primeras semanas de gestación. Su deficiencia provoca en el futuro bebé enfermedades como la espina bífida o la anencefalia. Los requerimientos de folatos son superiores también en los niños. Por eso, incluirlas en su alimentación habitual es una forma válida de prevenir deficiencias.

Como algunos saben, el nabo es una hortaliza útil para el sistema digestivo, ayudando a su vez a la hora de mejorar el tránsito intestinal (adecuado especialmente en caso de estreñimiento ocasional). Este beneficio se lo debemos por un lado a su contenido en fibra, y por otro en agua.
Precisamente gracias a esta presencia de agua, y también en determinados minerales, es una hortaliza diurética que ayuda a eliminar toxinas, depurar nuestro organismo y reducir la retención de líquidos. Por su contenido en antioxidantes, el nabo es útil a la hora de fortalecer los huesos y regenerar el colágeno. Sin duda, un imprescindible en nuestra dieta diaria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR
Secured By miniOrange